Por qué tener un diseño responsive es la mejor opción